Salud

Compromiso, pasión y ganas de ayudar caracterizan a enfermera de HR-23 del IMSS en Hidalgo

PACHUCA DE SOTO, 09 MAR/News Hidalgo/.- La enfermera Silvia Griselda García Gómez o “Chela”, como la conocen en el Hospital Rural (HR) No. 23, ubicado en Metepec, se ha caracterizado por tener un gran corazón y por forjar una gran trayectoria laboral en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Hidalgo.

Hace aproximadamente 28 años Silvia llegó al IMSS para iniciar como auxiliar de enfermería; sin embargo, su paso por el Instituto y los años, así como sus ganas de salir adelante, la motivaron a profesionalizarse y obtener su título en Enfermería General.

Con añoranza recordó que su primer guardia fue en septiembre del 1992, en donde estuvo en el servicio de Urgencias, lugar en donde apoyó y sacó adelante a innumerables pacientes.

Tal es el caso de Pediatría, lugar al que acuden niños en situación vulnerable, en donde tanto ella, como sus compañeros médicos y las demás enfermeras se apoyan entre sí para poder lograr con éxito que los pacientes mejoren.

“Es importante mencionar que es la ‘Enfermera Salvadora’ de otras enfermeras, siempre se recurre a ella cuando un procedimiento de Enfermería se complica, ella apoya en sacarlo adelante”, por su gran vocación de servicio, señaló Denisse Socorro Ávila Gallardo, jefa de Enfermeras del HR No. 23.

Para Silvia esta es una profesión que le da gran satisfacción, al otorgar la mejor atención que pueda a las personas que lo necesita: “es muy bonito, es un desempeño hermoso que tiene comunicación con todo”.

“Es una carrera que siempre me gustó, desde pequeña, tener pacientes y poner en práctica todo mi conocimiento y esfuerzo”, agregó García Gómez.

De igual forma, invitó al personal de nuevo ingreso a que siga adelante y ponga todo su esfuerzo para dar la mejor atención que se les pueda brindar a los pacientes.

Del mismo modo, destacó que su mayor satisfacción como personal de Enfermería es que las personas queden contentas con la atención que les da, para la recuperación de sus enfermedades, “es una satisfacción hacerlos sentir como si fueran atendidos por su propia familia, en casa”.

“Gracias a dios pude lograr entrar a esta institución en donde he obtenido muchas experiencias buenas”, concluyó.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba