Municipios

Aprueba cabildo de Tianguistengo, «Bien Inmaterial Cultural» a las peleas de gallos

PACHUCA DE SOTO, 29 JUL/News Hidalgo/.- Casi a escondidas, y desconociendo el marco jurídico y la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) 163/2018 en la que establece que las peleas de gallos vulneran el bienestar de los animales, el pasado 9 de julio, el Presidente Municipal de Tianguistengo, Hidalgo Febronio Rodríguez Villegas celebró una sesión ordinaria del Ayuntamiento cuyo único tema a tratar era el aprobar una solicitud de la Asociación de Criadores de Aves de Combate de Tianguistengo AC para declarar a la pelea de gallos como “bien cultural inmaterial” de ese municipio ubicado en la Sierra Hidalguense y la cual fue aprobada por unanimidad.

Tal como quedó asentado en el acta de la asamblea del Cabildo de Tianguistengo, el pretexto al que recurrió la agrupación de galleros fue que “dan identidad al municipio” y “ayudan a estrechar la amistad con pueblos vecinos”, además de supuestamente generar empleos “directos e indirectos”, aunque no se especificaron cuantos ni los montos de salarios.

En otra parte del acta la Asociación de Criadores de Aves de Combate explicó que dicha solicitud se hacía para que se aprobara con premura “ante la urgencia de grupos animalistas que tratan de desprestigiar estas actividades y mal informar el uso, domesticación, manejo y trato de los animales que se crían en la región”.

El hecho fue realizado de forma tan sigilosa que los integrantes de las agrupaciones defensoras de los animales y promotoras de una cultura por y para la paz entre ellas Fundación Invictus no nos hubiéramos enterado si no es porque el pasado domingo 26 de julio de 2020, la declaratoria, realizada en un salón del Palacio Municipal y al que asistió el Cabildo junto con el Presidente Municipal Febronio Rodríguez fue transmitida por algunas páginas de Facebook en vivo.

En dicha lectura, asistieron miembros de la asociación de galleros quienes incluso colocaron una lona que decía: “¡Unidos en defensa de la Gallística! Es historia, tradición, cultura y fuentes de empleos”.

Al término, en el Jardín Principal los galleros mostraron la estatua de un gallo para conmemorar la declaratoria.

Ante esta situación, Fundación Invictus AC manifiesta su repudio y rechazo a esta decisión del alcalde y Cabildo de Tianguistengo de aprobar y tipificar como “bien inmaterial cultural” a esta sangrienta práctica, que exalta la tortura, la muerte con sadismo de esas aves, además de propiciar actividades ilícitas como apuestas ilegales, portación de armas, consumo irresponsable de alcohol que en muchas de las ocasiones terminan en disputas a balazos entre los apostadores.

Promueve la cultura, sí, pero la cultura la violencia, la cultura del abuso, la cultura de la exclusión y discriminación. Y la apología del delito.

Durante la lectura de esa declaratoria se señala que se hizo con el fin de permitir la realización de peleas de gallos y jaripeos durante la fiesta patronal que se va a celebrar en los próximos días a pesar de que Hidalgo se encuentra en un preocupante repunte por la pandemia de Covid 19.

Por desgracia, en lugar de que el alcalde Febronio Rodríguez promueva ante la ciudadanía la importancia de quedarse en casa, evitar conglomeraciones y extreme las medidas sanitarias, está más preocupado en justificar las peleas de gallos para beneficio de los galleros de esa región de la entidad.

Cabe señalar que hay sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para combatir, en los tribunales está declaratoria.

En 2018, ante la acertada decisión del estado de Veracruz de prohibir las peleas de gallos, en los artículos dos, párrafo tercero y 28 fracciones V,VIII y X de la Ley de Protección a los Animales para el estado de Veracruz, los criadores de estas aves interpusieron un amparo ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) bajo el alegato de que eran “inconstitucionales”.

La SCJN, en la sentencia número 163/2018, consideró tras un minucioso estudio, que dichos artículos de la Ley de Protección a los animales no eran inconstitucionales al considerar que no puede ser considerara como expresión cultural ningún tipo de práctica relacionada al maltrato y sufrimiento innecesario de animales.

Por ello la SCJN consideró constitucional y por lo tanto legal esa prohibición. Los ministros de la Primera Sala concluyeron que, si bien las peleas de gallos son expresión de una determinada cultura, ninguna práctica que suponga el maltrato y el sufrimiento innecesario de los animales puede considerarse una expresión cultural amparada por la Constitución.

La realización de peleas de gallos así como corridas de toros no sólo infringe la sentencia 163/2018 de la SCJN sino también vulnera a los derechos de la infancia sustentados en estudios científicos.

En estudio realizado por el doctor Rodrigo Ramírez Rodríguez del Centro de Investigaciones Cerebrales de la Universidad Veracruzana de Jalapa se ha revelado que la exposición a violencia de los niños implica un proceso de aprendizaje inconsciente e implícito que ha sido abordado desde la teoría del aprendizaje social.

Dicha teoría propone que el individuo integre y ejecute las mismas conductas al que fue expuesto en su contexto y que la violencia se aprende.

Por ello, según el estudio los niños y niñas que atestiguan violencia animal experimentan fracturas emocionales y alteraciones cerebrales.

Hace un año, tanto la sentencia 163/2018 de la SCJN como el estudio realizado por el doctor Rodrigo Ramírez y otros elementos , se logró frenar y enviar a la “congeladora” una iniciativa propuesta por el Diputado local de Morena Rafael Garnica Alonso donde precisamente solicitaba la declaratoria de las peleas de gallos como bien cultural inmaterial del estado de Hidalgo y en donde se daban todos los elementos no solo para sustentar

la inviabilidad de la ocurrencia desesperada de la declaratoria, sino se le dieron todos los elementos para que se sustentara la práctica de esta aberrante “tradición” abogando en todo momento por el derecho a la vida digna y libre de maltrato de todos los que pertenecemos al mundo, al reino animalia.

Con lo ocurrido en Tianguistengo, ha quedado al descubierto que la nueva estrategia de los promotores de las peleas de gallos es blindar tan anacrónica actividad, el hacer esto no es un acto de autonomía municipal es una clara demostración del desconocimiento de la ley y la falta de voluntad por deconstruir y construir una sociedad libre de violencia y así reducir la brecha de desigualdad.

Este asalto a la razón, este vulgar madruguete y burdo golpe a la progresividad de derechos, nace ante la falta de una iniciativa de ley de bienestar animal estatal que como en el estado de Veracruz se prohíba.

No es casual que esta declaratoria se haya realizado en Tianguistengo, municipio de la sierra de Hidalgo colindante con Veracruz donde las peleas de gallos están prohibidas.

Ante esta situación, Fundacion Invictus trabaja con carácter de urgente la estrategia jurídica y legal para nulificar esa declaratoria en el municipio de Tianguistengo.

De igual forma se le hace un llamado enérgico tanto al alcalde Febronio Rodríguez Villegas y a los integrantes de la Asamblea Municipal de Tianguistengo para que den marcha atrás a tan vergonzosa declaratoria a menos que, se sientan orgullosos y orgullosas del maltrato y no sólo lo promuevan sino lo defiendan, normalicen e institucionalicen la violencia.

Se hace esta declaratoria pisoteando el bienestar superior de la niñez como eje rector de toda administración (a menos que en tianguistengo no se salvaguarde el bien superior de la infancia).

Exigimos categóricamente el veto a esta Declaratoria y no solo eso trabajaremos por la abolición de las peleas de gallos.

La tortura no es cultura.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba