Municipios

Doña Paula, una mujer que busca superarse y seguir estudiando

San Agustín, Tlaxiaca, 04 OCT/News Hidalgo/.- Sin importar las adversidades y situaciones que en la vida se presentan, y con la fuerza para salir adelante a pesar del abandono y maltrato que sufrió por parte de su esposo Paula Hernández Hernández, decide continuar sus estudios en el Instituto Hidalguense de Educación para Adultos (IHEA), que se encuentra en la Plaza Comunitaria Elisa Acuña Rossetti en el Centro de Justicia para Mujeres del Estado de Hidalgo.

Originaria del municipio de Tlanchinol, Paula decide viajar a Pachuca; a  los 45 años sin conocer a nadie, insegura y con su hijo; llega a solicitar ayuda psicológica, jurídica y pensión alimenticia al Centro de Justica para Mujeres; es ahí donde se entera de la atención educativa que puede recibir por parte del IHEA.

Ella, concluyó su primaria en Tlanchinol, pero no había olvidado lo aprendido; y cuando llegó al centro, estudió para poder obtener su certificado de secundaria “estudiar me cambió la vida, le hecho muchas ganas porque quiero que mi hijo se sienta orgulloso de que concluí mi educación básica y a lo mejor pueda continuar con la preparatoria abierta”, detalló.

Nos platica que ella y su hijo -que ya es ingeniero industrial-, han tenido un episodio muy difícil con su entorno familiar, pero que con esfuerzo y la motivación de que se pueden hacer grandes cosas sin tener que depender de alguien, además indicó que es agradable vivir en paz y disfrutar de la familia.

Paula, es una mujer ejemplar, actualmente es trabajadora doméstica y tiene un puesto de chalupas, pero sabe que el estudio le abrirá más puertas para tener mejores oportunidades y crecimiento personal.

“El abandono de mi esposo, me ayudo a valorarme, aprender y avanzar, ser independiente a no sufrir; este es un consejo que les doy a las señoras que pasan una situación como la mía, si se puede, no permitan que sus hijos, sufran violencia familiar”, señaló.

Recuerda que de niña no tuvo la oportunidad de estudiar la secundaria porque sus papás ya no la enviaron a la escuela, trabajó en el campo sembrando maíz, café y frijol; esta era la única forma de sobrevivir y tener para comer, a pesar de ese obstáculo, ahora sabe que nunca es tarde para aprender.

Agradece al Centro de Justicia para Mujeres del Estado de Hidalgo, dice que ahora sabe que hay personas y lugares que otorgan servicios especializados a mujeres víctimas de violencia de género, y a sus hijos menores de edad, contribuyendo así a una vida libre de violencia.

El Centro de Justicia, coordina y articula dentro de un mismo espacio las acciones que realizan dependencias encargadas de derechos humanos, seguridad pública, procuración de justicia, administración de justicia, educación y salud para mujeres, entre otras, considerando la multiculturalidad y con atención gratuita.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba