Salud

El arma más poderosa contra la influenza es la vacuna: SSH

PACHUCA DE SOTO, 26 Feb /News Hidalgo/.- La manera más efectiva para prevenir la Influenza es mediante la vacunación, además de no bajar la guardia con las diversas medidas preventivas que inhiban la propagación del virus, por ello la Secretaría de Salud en Hidalgo (SSH), mantiene vigente el llamado a la población para continuar y reforzar los cuidados ante esta enfermedad.

De acuerdo a los especialistas de la SSH, en el país circulan tres tipos de virus estacionales de la influenza: A (H1N1), A (H3N2) e influenza B. Al ser una enfermedad viral, los antibióticos (que afectan a las bacterias) no tienen ningún efecto sobre la Influenza. Es decir, a diferencia del resfriado común que no representa mayores riesgos, la Influenza puede tener fuertes complicaciones para la salud y en casos graves, ser mortal.

Por ello, el titular de la SSH, Marco Antonio Escamilla Acosta, ha reiterado que es necesario acudir a cualquier unidad de salud por la vacuna, pues dijo la mayor parte de los casos registrados o defunciones han sido resultado de la ausencia del biológico. A la fecha, se tiene el registro de un 99.6 por ciento en cuanto a la aplicación de vacunas, es decir más de 851 mil 800 dosis administradas.

El acumulado para Hidalgo, durante la temporada y con corte al 21 de febrero, es de 231 casos y 57 defunciones, de ahí que, se insiste en la importancia de vacunar a los grupos de riesgo, pero además, continuar con acciones higiénicas como lavarse las manos frecuentemente y secárselas bien, cubrirse la boca y la nariz al toser o estornudar con pañuelos y desecharlos correctamente, evitar el contacto con personas enfermas, no tocarse ojos, nariz y boca; evitar cambios bruscos de temperatura; ingerir alimentos ricos en vitaminas A y C y en caso de malestar como fiebre u otros síntomas gripales, acudir de manera inmediata al médico y no automedicarse.

Es de recordar que se consideran grupos de riesgo:


• Niñas y niños de 6 a 59 meses de edad.
• Niñas o niños y adolescentes de 5 a 18 años con factores de riesgo.
• A personas de 60 y más años de edad.
• Personas con asma y otras enfermedades pulmonares crónicas.
• Enfermedades del corazón.
• Personas con el sistema inmune debilitado (por Cáncer o VIH).
• Problemas renales crónicos.
• Diabetes mellitus.
• Obesidad.
• Mujeres embarazadas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba