Comunicados

“Mujeres Construyendo Hidalgo”, coadyuva IHM a generar historias de éxito

PACHUCA DE SOTO, 24 Mar /News Hidalgo/.- Su rostro refleja emoción y expectativas. Satisfecha por el resultado de su esfuerzo, Juliana Mendoza Jesús comparte la historia de éxito que le ha transformado la vida: concluir una profesión con el apoyo de una beca educativa. “Soy un ejemplo vivo de lo que podemos hacer cuando nos dan la oportunidad”, nos cuenta entusiasmada, luego de recibir su última beca, en una entrega realizada en San Bartolo Tutotepec.

Una beca de 3 mil pesos cada semestre pareciera un apoyo mínimo ante un cúmulo de necesidades que le implicó estudiar la carrera de Educación Preescolar Indígena en la Universidad Pedagógica Nacional, y a su vez mantener a su hija e hijo de 8 y 5 años, respectivamente, y todos los gastos que implica ser jefa de familia, en un contexto que reprobaba que ella retomara su educación, truncada a los 17 años para dedicarse a ser esposa y madre.

Originaria de Tenango de Doria, sólo vivió 8 años con su pareja, una persona que limitaba sus aspiraciones por falta de visión y dinero. Alguien le habló de la Instancia Municipal para el Desarrollo de las Mujeres a través de la cual el Instituto Hidalguense de las Mujeres (IHM) otorga becas a estudiantes de nivel medio superior y superior; la solicitó y se la dieron. Juliana tomó esos 3 mil como una palanca para impulsarse, con eso pagó su primera colegiatura. Hizo pan para vender; limpió pisos en un restaurante y en un hospital hasta llegar a una universidad particular donde poco a poco ascendió por su interés y ganas de aprender; logró un cargo administrativo hasta ser coordinadora de esa institución.

Hacía tareas por las noches y en el día atendía a sus pequeños, trabajaba e iba a la escuela. “Era difícil pero no podía rendirme porque soy el ejemplo de mis hijos”. Lamentó que algunas parejas se opongan a que la mujer se supere y no se dan cuenta lo mucho que puede contribuir al desarrollo familiar.

Cuando habla, Juliana refleja felicidad, entusiasmo, alegría por la vida. “Si nos vieran cómo llegamos: deprimidas, inseguras, tímidas, y cómo nos transformamos después de lograr una meta. Siempre tendré gratitud para el Instituto, por esa confianza que nos trasmite, no saben cómo nos ayuda”.

La última beca recibida fue para pagar su título. No todo está resuelto, pero a sus 33 años, con dos adolescentes bajo su responsabilidad, se siente empoderada para lo que sigue. Ejercer como educadora le genera gran emoción, “es como un sueño hecho realidad; tantas noches de desvelo, de privaciones económicas, de no poderme comprar un antojo, valieron la pena”. Ahora ella y su hija e hijo tienen un trato: Nunca decir “no puedo”.

Finalmente reconoció: “Creo que el gobernador Omar Fayad, no se equivoca cuando dice que la educación es prioridad, sin educación no hay nada. Gracias por estos programas que sin conocernos nos impulsan a seguir adelante”, dijo, e invitó a las jóvenes a no dejarse vencer, a no permitir que las violenten por miedo a enfrentarse solas a los problemas, porque siempre habrá una salida.

Al respecto y en el marco del Día Naranja, María Concepción Hernández Aragón, directora general del IHM, resaltó que éste es el resultado de generar igualdad de oportunidades para mujeres y hombres. Mencionó que la Secretaría de Gobierno, a través del IHM, continuará difundiendo historias de éxito, a través de la campaña “Mujeres Construyendo Hidalgo”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba