Ciencia y TecnologíaComunicados

Regresan a tierra muestras enviadas a la Estación Espacial Internacional: UAEH

PACHUCA DE SOTO, 17 FEB/News Hidalgo/. – El pasado 7 de enero del 2020 las muestras del experimento realizado por investigadores de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), regresaron a la tierra tras haber estado expuestas a condiciones severas de la ionósfera en el módulo de experimentación en materiales, (Materials International Space Station Experiment, Flight-Facility) por sus siglas en inglés MISSE, de la Estación Espacial Internacional (EEI).

En el 2018, mediante un convenio firmado con la empresa Alpha Space, y a través de la empresa binacional AEXA, la UAEH tuvo la oportunidad de ser la primera Institución de Educación Superior Pública de Latinoamérica en incursionar en la investigación de materiales en el espacio. El 15 de noviembre de ese año, despegó el Antares-Cygnus NG-10 con 6 probetas de Acero inoxidable con diferentes recubrimientos metálicos, preparados por los investigadores y estudiantes universitarios.

Las muestras de recubrimientos metálicos generados electroquímicamente volaron al espacio como parte de la misión MISSE-10 en el lanzamiento de Northrop Grumman (NG-10) en Virginia, y se mantuvieron en órbita del 15 de noviembre del 2018 al 7 de enero del 2020 registrando aproximadamente 5 mil 137 órbitas en el espacio y viajaron por 275 millones 78 mil 732.544 km desde el lanzamiento hasta su retorno a la tierra.

Las muestras con los recubrimientos fueron monitoreadas permanentemente y expuestas a oxígeno atómico, alta radiación ultravioleta, condiciones de vacío, radiación electromagnética y 16 ciclos térmicos al día, que consistieron en exponerlos al calor y frío durante el día y la noche, entre otras condiciones únicas; las cuales son difíciles de replicar al mismo tiempo en la tierra. Es por ello que esta oportunidad tiene un valor incalculable para la investigación.

Ahora, con el regreso de las muestras a la tierra, los investigadores de la UAEH José Angel Cobos Murcia, Victor Esteban Reyes Cruz, Ariadna Trujillo Estrada y María Aurora Veloz Rodríguez han planteado una estrategia de análisis que incluye la evaluación física y estructural de las modificaciones que han sufrido los recubrimientos en las muestras metálicas. El uso de técnicas superficiales como la microscopía electrónica de barrido o de técnicas electroquímicas para evaluación del daño sufrido, está contemplado. Además, han generado ya una propuesta metodológica para los estudios en la que definieron ambientes de trabajo, con pruebas controladas y estableciendo condiciones de repetibilidad, que permitan una alta confiabilidad en los resultados. Las evidencias fotográficas obtenidas mensualmente, de las que se dispone en la UAEH, mostraron la evolución de la superficie de las placas metálicas recubiertas y fueron muy útiles para verificar cambios macroscópicos en los recubrimientos; aunado a ello, sirvieron para anticipar el tipo de pruebas que se deberían realizar; considerando que un año en el espacio equivale a, aproximadamente, 15 años en la tierra.

Es importante mencionar que la investigación de nuevos materiales que posean características de mayor durabilidad, es un tema de gran interés a nivel mundial, ya que ello permite estar a la vanguardia en el desarrollo sustentable y sostenible de los recursos en el planeta, sin dejar de lado la vida confortable de la humanidad.

Para dimensionar un poco

La Estación Espacial Internacional es el objeto artificial más grande en la órbita terrestre y funciona como un centro de investigación permanentemente tripulado por, entre 3 y 6, astronautas y científicos. Se encuentra aproximadamente a 400 Km de la tierra viajando a una velocidad de 28 mil kilómetros por hora, por lo que completa una vuelta a la tierra cada 90 minutos, es decir, unas 16 veces al día. Tiene el tamaño aproximado de un campo de futbol 120 metros y un peso de más de 400 toneladas.

El módulo MISSE es una instalación para investigación de materiales en el espacio (nuevos materiales / prototipos/ investigación) colocada en el exterior de la EEI, en dicho módulo se realizan pruebas y recopilación de datos a través de las muestras enviadas y sensores de diferentes parámetros como la radiación y la temperatura, entre otros.

Este es el primer experimento mexicano en volar a bordo del módulo MISSE en el espacio. Proyectos como este pretenden ofrecer a México el acceso a la investigación espacial para continuar con la innovación tecnológica en nuestro país. Esta experiencia es una gran oportunidad que tienen los investigadores para innovar en propuestas de estudios y establecer colaboraciones nacionales e internacionales que permitan plantear mejoras en los materiales para distintas aplicaciones, ya sea cotidianas o especializadas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba