MunicipiosSalud

Sin miedo al virus del Covid-19 a sus 83 años

PACHUCA DE SOTO, 22 May/News Hidalgo/.- A sus 83 años, José no le tiene miedo al virus del Covid-19, el cual ha cobrado la vida de más de 333 mil personas y mantiene a 5 millones de infectados, aunque también más de 1 millón 966 mil personas se han recuperado.
Don José Vázquez Cruz se dedica a bolear zapatos en el Parque Hidalgo de Pachuca, todas las mañanas sale de su casa donde vive solo para dirigirse al Parque que hoy permanece cerrado, sin embargo para él, convivir y platicar con sus clientes es lo que lo motiva a salir a trabajar todos los días.
Hombre platicador y de muy buena memoria, don Jésus dice no le tenerle miedo al virus del Covid-19  –si ya te llega, ya ni modo, yo no le tengo miedo a la muerte, yo ya soy grande, tengo 83 años, soy feliz y ya comí sabroso, malo los que no han vivido– al tiempo que mueve su blanco bigote.
Y agrega –entre más le tenga miedo a las cosas, más se le acercan, pero si usted no lo toma en cuenta no le pasa nada– durante 45 años fue comerciante en la Ciudad de México donde se casó y tuvo tres hijos, orgulloso dice, uno es Ingeniero, la mujercita es Maestra y otro es Contador.
Actualmente vive solo en Pachuca, hace 17 años llegó luego de ser asaltado en la Ciudad de México, vino a curarse acá, pero le gusto la tranquilidad de la Ciudad y se quedo, desde entonces se dedica a lustrar calzado en el Parque Hidalgo.
Originario de La Sierra de Puebla, don José confiesa que se divorcio desde hace 30 años, hoy vive solo, el trabajo de bolero le da para comer, recuerda que cuando las oficinas de la Junta de Conciliación y Arbitraje estaban frente al Parque Hidalgo llegó a ganarse hasta 700 pesos diarios.
Sus ideas se tropiezan, mientras sus dedos regordetes acarician el zapato, el cubrebocas con el logotipo del gobierno de Hidalgo parece no hacer su correcta función.. Dice que diariamente bolea 10 pares de zapatos, – – pero antes de este bicho hasta 30 o 35 pares limpiaba.
Parece que el reportero fue su último cliente, a sus espaldas van 83 años y décadas de sabiduría y experiencia, pasan de las 16:00 horas, apenas le lleva unos segundos para meter el cajón y amarrarlo, para de inmediato tomar el carrito por su espalda y perderse entre las calles de la ciudad.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba